lunes, 1 de septiembre de 2014

Septiembre 1: Catalina II “La Grande” de Rusia aprueba los planos de Iván Berskoy en 1763 para construir el Orfanato de Moscú.



Orfanato “Casa Cuna” de Moscú, por Fedor Alekseev, en el siglo XIX.

El Orfanato de Moscú, apodado “Casa Cuna”, fue una realización del proyecto ilustrado ideado por la emperatriz Catalina II y el arquitecto Iván Berkoy, para alojar a todos los niños huérfanos que ambulaban por las calles de Moscú vestidos con harapos y hambrientos, que tenían que acudir al hurto para sobrevivir.

Mediante el estudio de la música, los niños del Orfanato de Moscú conocen la época medieval y del Renacimiento.


Catalina II, conocida como Catalina “La Grande” simpatizó con el movimiento de la Ilustración en francés.

El Ballet Bolshoi nació en el Orfanato de Moscú en 1773, con clases de danzas.













Este experimento idealista de la época de la Ilustración fue la intención de formar "ciudadanos ideales" para el Estado ruso, a través de la educación refinada y capacitación hasta altos niveles de miles de niños abandonados.

El edificio del Orfanato en la actualidad

Lamentablemente, el proyecto tardó mucho en completarse, dos siglos, y la burocracia terminó sepultándolo, a pesar de haber completado sus tres etapas con una fachada de 379 metros frente al río Moskva.

Los niños huérfanos también cantaron en ruso para Michael Jackson durante su visita al Orfanato, en 1993.



La Unión Soviética convirtió al edificio en la Academia de las Fuerzas de Misiles y hoy alberga también a la Academia Rusa de Medicina. Actualmente hay varios orfanatos en Moscú regidos por la Ley de la calle para los niños rusos.