martes, 16 de septiembre de 2014

Septiembre 16: El Protocolo de Montreal es firmado en 1987, con el fin de proteger la capa de ozono en la estratosfera y evitar su reducción.






La agencia de las Naciones Unidas para la protección del medio ambiente se conoce por sus siglas en inglés UNEP (United Nations Environmental Programme) la cual protocolizó un acuerdo internacional relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono protectora del planeta Tierra. Los protocolos difieren de los tratados en que aquellos son acuerdos de voluntades; mientras que los tratados son acuerdos suscritos entre sujetos de Derecho Internacional, principalmente entre Estados, y entre organizaciones internacionales, y cuyas obligaciones deben adquirir fuerza de ley al interior de cada Estado que lo firme.



El Protocolo de Montreal fue diseñado para reducir la producción y consumo de sustancias químicas que agotan la capa de ozono. El protocolo que se firmó el 16 de septiembre de 1987, entró en vigor a partir del 1° de enero de 1989.



Dibujo de la Troposfera y de la estratosfera



Los clorofluorocarburos (CFC o ClFC) son sustancias gaseosas derivadas de la explotación de hidrocarburos que al mezclarse con la radiación solar sustituyen átomos de hidrógeno por átomos de cloro y de flúor. En los años 70, dos ingenieros químicos estadounidenses, F. Sherwood Roland y Mario Molina teorizaron sobre los efectos de los CFC. Sus teorías se validaron en 1985 cuando se demostró que había un “hueco” en la capa de ozono en la estratosfera de la Antártida.

En la gráfica se observa el crecimiento del "hueco" en la capa de ozono entre 1979 y 2008


Hasta el momento se estima que se han eliminado 97 sustancias nocivas a la capa de ozono. El Protocolo de Montreal ha tenido seis ajustes significativos, el último de los cuales fue el 14 de mayo de 2008.