sábado, 27 de septiembre de 2014

Septiembre 27: Suleimán I, llamado “El Magnífico” y Sultán del imperio turco-otomano, ataca a la ciudad de Viena en 1529.



Mapa circular de Viena, por Niklas Meldeman, 1529.


El imperio turco-otomano sitió a Viena por primera vez el 27 de septiembre de 1529, pero Fernando I emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, logró la ayuda de Carlos V de España y de los prusianos y así pudo repeler la invasión turca, en las calles de Viena.


Ficha técnica del asedio a Viena en 1529

Tres años después, en 1532, los turcos volvieron a atacar a Viena. Si derrotaban a Viena, se apoderaban de toda Europa Central. Austria estaba muy débil y Carlos V de España, quien era hermano de Fernando I, archiduque de Austria; rey de Hungría y de Bohemia; y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, tuvo que enviar sus tropas españolas al mando del duque de Alba para hacer retroceder a los ejércitos de Suleimán.



 Primer asedio de Viena, por Rubén Sáez Abad, 2013.

Fernando de Austria y Carlos de España eran hermanos e hijos de de Felipe “El Hermoso” con Juan I de Castilla, más conocida como Juana “La Loca”.


Máxima expansión del imperio turco-otomano entre los siglos XV y XVI


Ciento cincuenta años de hostilidades entre turcos y germánicos terminaron en la Batalla de Viena. Los turcos capturaron a Constantinopla, hoy Estambul, y se apoderaron de Europa Oriental. Luego quisieron capturar al centro de Europa. Suleimán quería hacerse primero al reino de Hungría y luego absorber al Sacro Imperio Romano Germánico.



Las batallas turcas contra el Sacro Imperio Romano Germánico