miércoles, 10 de septiembre de 2014

Septiembre 10: Austria y sus aliados firman el Tratado de Saint-Germain que reconoce las independencias de Polonia, Hungría, Checoslovaquia y Yugoslavia, en 1919.





La Alianza de países vencedores, en la Primera Guerra Mundial, firmaron diversos tratados de paz con cada una de las naciones derrotadas. Alemania, Austria, Bulgaria, Hungría, y Turquía fueron forzadas a firmar unos tratados en los que no se les había permitido ni opinar, fueron condiciones impuestas a los perdedores.

 
Reunión en el Castillo de Saint-Germain para desglosar al Imperio Austro-Húngaro

En realidad el famoso Tratado de Versalles fue firmado con Alemania y que puso fin a la Primera Guerra Mundial, pero fue uno de varios tratados que los aliados vencedores hicieron firmar a los perdedores.

Nuevo mapa luego de la separación de territorios

Los tratados subsiguientes a la firma del Tratado de Versales fueron en su orden: El Tratado de Saint Germain, firmado con Austria; el Tratado de Trianon, firmado con Hungría; el Tratado de Neuilly, firmado con Bulgaria; y el Tratado de Sèvres, con Turquía.




En síntesis, el Tratado puso fin al Imperio Austro-Húngaro de cuya disolución surgieron Austria, Hungría, Checoslovaquia y Yugoslavia. Se exigieron pagos por reparaciones de guerra y se establecieron limitaciones para los ejércitos de los vencidos.