lunes, 3 de marzo de 2014

Marzo 3: La Segunda Guerra del Opio se produce por declaración conjunta de Gran Bretaña y Francia contra China, en 1857.


Los oficiales chinos bajan la bandera británica de la embarcación “Arrow” (Flecha) y arrestan a la tripulación

Oficiales de la Dinastía Qing abordaron una lancha llamada “Flecha” (Arrow) que aunque pertenecía a los chinos, estaba registrada en Hong-Kong, bajo bandera británica, y era sospechosa de contrabandear opio hacia China. Recordemos que la Primera Guerra del Opio condujo al Tratado de Nanjing en 1842 en virtud del cual China tenía que abrir sus puertos al comercio británico del opio que traían de India.



Los británicos drogaron al pueblo chino con opio que invadió hasta las altas clases sociales y aún al ejército chino.

Las Guerras del Opio que condujeron a la apertura de China, convirtieron a Gran Bretaña en una poderosa potencia colonialista, que se anexó a la isla de Hong Kong, para establecer sus bases de operación comercial, con apoyo militar, para beneficiarse de los enormes mercados orientales. Estados Unidos pareció sentir celos por los éxitos militares y comerciales de su “madre patria”. 


La Segunda Guerra del Opio fue más desgarradora que la primera porque ya se metió el Imperio Francés junto con el Británico contra la Dinastía Qing de China.

 “Todos contra China” pareció ser la consigna de la alianza que se conformó con la muerte de un misionero francés y hasta Estados Unidos y Rusia fueron a pescar en ese río revuelto. China fue obligada a abrir sus puertos y a entregar su manejo aduanero a las autoridades extranjeras.