viernes, 7 de marzo de 2014

Marzo 7: El Emperador Constantino I decreta que el domingo, día del Sol Invicto, sea el día de todo el resto del Imperio, en el año 321 (“Dies Solis Invictus”).


Busto de Constantino I en márbol blanco en el Museo Capitalino de Roma del los años 312 al 315.


La persecución cristiana fue terminada por Constantino en todos los territorios del Imperio. Las devociones personales de Constantino I estaban enfocadas al dios Marte de la guerra, y de una manera creciente al dios Apolo considerado un Sol invicto.

Los emperadores llevaban la imagen de “Sol Invictus” en sus medallones personales. Constantino decretó que marzo 7 del año 321 era el “Día del Sol” y que así se debía reverenciar en todos los territorios imperiales. El Decreto ordenó a todos los magistrados y resto de la gente a descansar. Todos los talleres y graneros debían cerrar para que sus operarios pudieran descansar en familia, con la única excepción de las actividades agrícolas y pecuarias. Las demás actividades serán ilegales con la posible pérdida del derecho al ingreso al cielo.

Fresco de Giulio Romano sobre la Batalla del Puente Milvio en 312.Palacio Apostólico del Vaticano.

Recordemos la visión de Constantino un día antes de la “Batalla del Puente Milvio”, cuando se enfrentarían los ejércitos de Constantino I como emperador bizantino y de Majencio como emperador de Roma. Constantino dijo haber visto una cruz en el cielo y oyó una voz que le decía que si usaba la cruz como su bandera de estandarte, obtendría la victoria, para poner fin al triunvirato y unificar el Imperio de Roma.

Disco Imperial Romano de Sol Invictus del siglo III, del Museo Británico.

La victoria de Constantino fue atribuida a la cristiandad, el 28 de octubre del año 312. Muchas interpretaciones fueron aplicadas a declarar que el día del Sol Invictus debería ser el 25 de diciembre.