lunes, 21 de abril de 2014

Abril 21: Estados Unidos comienza un bloqueo a los puertos cubanos en 1898 para dar comienzo a la Guerra Hispano-Americana que el embajador de Estados Unidos en Gran Bretaña llamó: “Splendid Little war”.


Hundimiento del buque USS Maine, en el Puerto de La Habana


La Guerra Hispano-Americana fue una oportunidad creada por la Armada de Estados Unidos y la prensa estadounidense para buscar un conflicto con España. La intervención de Estados Unidos en Cuba fue justificada por la Política Exterior expresada en la Doctrina Monroe, ideada por el Secretario de Estado John Quincy Adams, durante el gobierno de James Monroe, en diciembre de 1823.


Una caricature satírica catalane publicada en el periódico La Campana de Grácia en 1896 que critica el comportamiento de Estados Unidos hacia Cuba y que reza: “Conserva la Isla para que no se pierda”.  

Los cubanos estaban procurando independizarse de España, como el resto de América Latina. La opinión estadounidense fue agitada por la prensa amarilla contra el reino español. Los periodistas Joseph Pulitzer y William Hearst impulsaron escandalosos artículos a lo que terminó llamándose el “Periodismo Amarillo”.








El misterioso hundimiento del buque UUS Maine en el puerto de La Habana fue utilizado por Pulitzer y Hearst para “incendiar” al público estadounidense contra la España colonialista y provocaron la guerra. En efecto, El Partido Demócrata, opuesto al presidente William McKinley, presionó al Presidente hacia una guerra contra España, apoyados por los principales industriales estadounidenses.



Pudo y debió haber habido una Guerra Mundial

El Tratado de París de 1898 puso fin al conflicto que acabó con las posesiones españolas en el Caribe y en el Pacífico Sur. El Imperio Español colapsó dejando una humillación a los españoles que produjo lo que los intelectuales denominan “La Generación del 98”.


Mapa de las operaciones militares estratégicas de Estados Unidos