viernes, 25 de abril de 2014

Abril 25: Hoy es aniversario de la derrota que Lisandro de Esparta propina a los atenienses y que pone fin a las Guerras del Peloponeso en el año 405 antes de Cristo.

Esparta estaba ubicada en Laconia (Peloponeso), a orillas del río Eurotas. Esparta surgió por la invasión de pueblos dorios (pueblo indoeuropeo que constituyó la base étnica de la antigua Grecia) a la península del Peloponeso. Los primitivos espartanos dominaron la zona conocida como Laconia, sometiendo a las poblaciones originarias a las cuales explotaron durante varios siglos.





La necesidad de tierras condujo a los espartanos a invadir zonas en la península del Peloponeso. Además de agricultores se volvieron militares, ante la constante necesidad de dominar a los pueblos sometidos. Por ello en el siglo VI antes de Cristo la sociedad espartana se tornó altamente especializada en la guerra.


Las alianzas de las Guerras del Peloponeso: en color naranja los atenienses y su Liga. En color verde los espartanos.


Durante el llamado siglo de Perícles, entre los años 431 y 404 a.C., la competencia por el dominio griego entre una Atenas democrática, comercial e imperialista, que rivalizaba con una Esparta austera, agrícola y militarista, condujo a conflictos navales y comerciales entre las dos ciudades antagónicas, las cuales buscaban aliados para lograr la hegemonía en todos los territorios griegos.




Lisandro fue un almirante estratega que aprovechó y se fue a Helesponto, la despensa alimentaria de Atenas y la sitió con la amenaza de hambruna para Atenas que tuvo que enfrentarse a los espartanos. Lisandro ganó la batalla de Egospótamos, el 25 de abril del año 405 antes de Cristo.