sábado, 11 de enero de 2014

Enero 11: Teodora es coronada Emperatriz del Imperio Bizantino en 1055


Moneda bizantina que muestra a Jesucristo a la izquierda y a la Emperatriz Teodora en la derecha
         
Teodora nació en la Dinastía Macedónica de la Península de los Balkanes que gobernó al Imperio Bizantino o Imperio Romano de Oriente por más de dos siglos. Fue además, la última representante de esa dinastía en el trono bizantino.

Teodora fue co-emperatríz con su hermana mayor Zoe que nació con el título de “Purpurada” o “nacida para gobernar”. Ambas emperatrices fueron hijas de Constantino VIII. Teodora fue considerada una posible novia para el emperador del Imperio Romano de Occidente, en Roma, Otto III. No obstante, su hermana Zoe se interpuso y le quitó el novio, pero con tan mala suerte que Otto murió antes del matrimonio.
Medallón de oro con Zoe a la izquierda y Teodora a la derecha
De ahí para adelante, Teodora vivió una vida ascética en el “Gimnasio” (gynaeceum), un edificio reservado solo para mujeres o algo así como un claustro. Con la muerte de su padre, Teodora fue obligada a ingresar a la política imperial, no solo porque no tenía hermanos hombres sino por su inteligencia y carácter fuerte y austero.
La vida de Teodora fue difícil con su hermana mayor Zoe quien la envidiaba por su talento y belleza. Nuevamente le quitó otro novio, a Romanos Argyros, con el que Zoe se casó y se apresuró para tener hijos y afianzar el trono. Zoe convenció a su esposo de nombrar un espía para atisbar a Teodora y poco después, Teodora fue acusada de conspirar para usurpar el trono junto con Presian, el rey de Bulgaria, a pesar de ser ciego y haber sido enviado a un monasterio. Posteriormente fue acusada de nuevo por su hermana Zoe y confinada a otro monasterio donde la forzaron a tomar las “órdenes religiosas”. Allí permaneció durante 13 años.
Teodora tuvo una vida de” íres y venires” entre lo contemplativo y lo real; entre el dominio y la sumisión; entre el monasterio y el trono, hasta que logró ser emperatriz dos veces A la edad de 70 años regresó al trono y barrió con la corrupción destituyendo a diestra y siniestra. Con su muerte, comenzó la decadencia del Imperio Romano de Oriente o Imperio Bizantino.

Mapa de las provincias del Imperio Bizantino en época de Teodora