martes, 21 de enero de 2014

Enero 21: La Convención Francesa condenó al rey de Francia, Luis XVI, por traición a la patria, y ordenó decapitarlo en la guillotina

Juicio al rey de Francia, Luis XVI, por tratar de escapar y tracionar la Revolución
El rey de Francia, Luis XVI, se escapó disfrazado para buscar ayuda en el exterior, porque no soportó a la Convención Nacional, que le impuso la expropiación de los predios de la Iglesia Católica, por toda Francia.
El rey no aguantó más, y tomó la decisión de huir de París, con su familia, para buscar la intervención de las potencias amigas, como la del Sacro Imperio Romano Germánico, con sede en Viena cuna de su esposa.


Su esposa era una hija de la Casa de Austria y a quien la Revolución Francesa apodó “Madam Deficit”, por su lujuriosa adición a las joyas bines suntuarios. En efecto, cabe recordar que María Antonieta era de la casa de los Habsburgo, hija de los emperadores de Austria, Franz I y María Teresa de Austria. Los franceses la detestaban porque ni quiso aprender francés y solo le gustaban las fiesta, como a todos nosotros.

Los hermanos del rey Luis XVI y otros emigrados pertenecientes a la nobleza y al alto clero estaban conspirando desde el exterior y, particularmente, desde la ciudad de Coblenza (Hoy en Alemania).
El 21 de junio de 1791, el rey y su familia fueron reconocidos en una pesebrera de Varennes y devueltos a París. Estaban disfrazados de nobles rusos con la mala fortuna de ser reconocidos por el hospedero quien los delató. Inmediatamente fueron devueltos a París y juzgados por traición a Francia. El rey fue decapitado con la guillotina y su esposa también sería  guillotinada, nueve meses más tarde.

Añadir leyenda
Nuevamente, como ocurrió con la decapitación de Carlos I de Inglaterra, el 30 de enero de 1649, la turba se alarmó porque la cabeza del rey botaba sangre roja. ¿De dónde salió la leyenda que eran de sangre azul?