miércoles, 18 de junio de 2014

Junio 18: Hoy es el aniversario de la derrota que sufrió Napoleón I en la Batalla de Waterloo, en 1815, y que forzó su abdicación al trono de Francia por segunda vez.



La Batalla de Waterloo, óleo de William Sadler.     


El 18 de junio de 1815 se libró la Batalla de Waterloo, en Bélgica, la batalla final del Emperador Napoleón I, quien fue derrotado por los ejércitos de la llamada Séptima Coalición contra Francia liderada por el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda, y apoyada por los Países Bajos, Nassau, Hannover, Brunswick y Prusia.

Arthur Wellesley, duque de Wellington, pintado por Thomas Lawrence.



El duque de Wellington asumió como el comandante en jefe de todos los ejércitos europeos contra Napoleón, pero tuvo el apoyo decisivo del ejército prusiano comandado por Gebhard von Blücher.



Comandante prusiano Gebhard von Blücher



La Batalla de Waterloo fue una batalla decisiva en muchos sentidos. Primero, puso fin a las guerras internacionales durante casi 40 años, hasta la Guerra de Crimea de 1853-56. Adicionalmente, puso fin al Primer Imperio Francés y a la carrera política y militar de Napoleón Bonaparte. Finalmente, dio origen a congresos y alianzas internacionales para conservar la paz europea.