miércoles, 4 de junio de 2014

Junio 4: El rey francés Charles VI otorgó el monopolio de la maduración del queso Roquefort, a los pobladores de Roquefort-sur-Soulzon, como lo venían haciendo por siglos, el 4 de junio de 1411.





El Roquefort es un queso añejado con el moho Penicillum Roqueforti que le da el color azulado y el olor añejado que quien lo huele por primera vez le recuerda la pecueca de los tenis del hermano.


El queso Roquefort, junto con el Stilton, el gorgonzola italiano, y el azul de Auvergne constituye el grupo de los mejores quesos del mundo. En efecto, en Francia lo llaman “le fromage des rois et des papes” (el queso de los reyes y de los Papas).





El Roquefort es un queso hecho de leche de oveja madurado en las cavernas naturales de combalou, en Roquefort-sur-Soulzon, reconocido y protegido con propiedad intelectual por indicación geográfica de origen, para evitar la competencia desleal de la imitación. La comunidad de Roquefort-sur-Soulzon está ubicada al sur de Francia, en el Departamento de Aveyron de los Midi-Pyrénées.



Es útil recordar que cuando Charles VI nació en 1370, fue apodado “El Delfinado”. A partir de entonces, se apoda a todo heredero de la realeza como “delfín” y burlonamente, a los hijos de expresidentes que se antojan de la política. ¡Salud con Roquefort y un vinillo de reserva!