domingo, 1 de junio de 2014

Junio 1: El presidente de Estados Unidos pide al Congreso declarar la guerra al Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda, para iniciar la Guerra de 1812.


James Madison, Presidente de Estados Unidos desde 1809 hasta 1817.

La Guerra de 1812 es a menudo referida como la Segunda Guerra de Independencia de Estados Unidos. La guerra vio a la joven nación entrar en otro conflicto armado con el Imperio Británico, luego de haber logrado su independencia hacía 36 años atrás.

Lord Liverpool, Primer Ministro británico entre 1812  y 1827.

Aunque el presidente James Madison solicitó al Congreso de Estados Unidos declarar la guerra a Gran Bretaña en 1812, el estado de guerra había estado latente durante una década, al menos.




El camino hacia la guerra comenzó con el siglo XIX. Francia e Inglaterra renovaron las hostilidades que traían del siglo anterior. Los transportadores estadounidenses se beneficiaron de las hostilidades porque asumieron el control del comercio con los territorios franceses y españoles del Caribe.



En 1807, los británicos comenzaron a interrumpir el comercio privado de los buques estadounidenses con los territorios franceses.




La causa principal de la guerra se refiere a los “Derechos Naturales”. Gran Bretaña le impedía a Estados Unidos tener comercio con Francia con la cual, incluso estaba en guerra. Los británicos introdujeron una serie de restricciones al comercio de Estados Unidos con Francia denominados Decretos de Consejo de 1807 (Orders in Counsil) para impedir el comercio entre Francia y EEUU. Esas “Orders in Counsil” son equivalentes a un orden ejecutiva en los regímenes presidencialistas.



La Guerra de 1812 inspiró la primera gran reforma a la Constitución

Al final, la guerra de 32 meses no tuvo vencedores ni perdedores, y las fronteras canadienses se consolidaron. La amistad mutua se fortaleció y el comercio floreció hasta nuestros días.