domingo, 8 de junio de 2014

Junio 8: Mahoma, el profeta musulmán, muere en la ciudad de Medina en el año 632.




En el año 330, Mahoma tomó el control de La Meca y declaró una amnistía para los delitos del pasado, con la excepción de diez hombres y mujeres que eran “culpables de asesinato y desencadenando la guerra y la causa de la paz”. Algunos fueron indultados posteriormente.

Mausoleo de Mahoma

Los ciudadanos de La Meca eran llamados “Mecanos” y fueron quienes provocaron la guerra, para luego convertirse al Islamismo. Cuando eso ocurrió, Mahoma precedió a destruir todas las estatuas de los dioses árabes.

Mahoma se enfermó y sufrió una fiebre dolorosa por varios días, hasta morir el 8 de junio del año 632, en la ciudad de Medina y a la edad de 62 años.




Mahoma murió en la casa de su esposa Aisha y recostado sobre su muslo expirando “Más bien Dios en las Alturas y paraíso”. Allí mismo quiso que lo enterraran, en la casa de su esposa.