martes, 3 de junio de 2014

Junio 3: La fuerza aérea de Alemania conocida como la Luftwaffe, bombardea a París en 1940, durante la Segunda Guerra Mundial.


Flota de Luftwaffe con destino a París

La Luftwaffe ha sido considerada como la mayor fuerza de guerra en la historia de la humanidad. Afortunadamente, la enorme fuerza aérea no fue suficiente para satisfacer las ambiciones de Adolfo Hitler quien abrió varios frentes de batalla contradiciendo a su propio Estado Mayor.


Hugo Sperrle, Comandante de la Luftflotte 3 ( Flota Aérea 3 de la Luftwaffe) que bombardeó a París. 



El bombardeo alemán sobre París mató a 254 personas, la mayoría de ellas civiles que corrían por las calles huyendo por el pánico de la guerra.

Luego de la invasión de Polonia por órdenes de Hitler, Francia y Gran Bretaña le declararon la guerra a Alemania. Nueve meses pasaron mientras los ejércitos se acomodaban para el combate. Ese período se llamó “La Guerra Ficticia”, los periodistas ingleses la llamaron “Phoney War”.



Los talleres del Metro en St Ouen fueron destruidos por el bombardeo alemán

La “Operación Paula” (Unternehmen Paula, en alemán) fue el nombre del código que el comandante de la Luftwaffe otorgó al bombardeo de París con el fin de destruir la fuerza aérea francesa ALA (Armée de l’Air) e inhabilitar cualquier revancha de Francia por la vía aérea.


Muchos civiles huyeron del bombardeo taponando las calles alrededor de París



Los alemanes lograron el 3 de junio de 1940 que el ejército de Gran Bretaña se retirara de Dunkirk y todo el contingente de la Operación Dinamo. Los holandeses y los belgas se rindieron, y la mayoría del ejército francés fue destruido o inhabilitado. Para completar la derrota de Francia, los alemanes emprendieron una segunda fase llamada “El caso Rojo” (Fall Rot), con el objetivo de conquistar las regiones restantes.



Fotografía del bombardeo a París

La supremacía aérea de la Luftwaffe permitió destruir el resto de la fuerza aérea francesa sin descuidar el apoyo a los ejércitos nazis. La operación Paula comprometió a 1.100 aviones que comenzó el 3 de junio de 1940, por la mañana.




La inteligencia británica alarmó a Francia del ataque inminente de la Luftwaffe. No obstante las advertencias, Francia tuvo que capitular ante el Tercer Reich.