domingo, 25 de mayo de 2014

Mayo 25: El Presidente John F. Kennedy anuncia en una sesión especial del Congreso de Estados Unidos, en 1961, que su meta es poner un hombre en la Luna antes de terminar la década y a través del Programa Apolo de la NASA.



El 25 de mayo de 1961, el Presidente Kennedy anuncia su propuesta de poner un hombre en la Luna.

El Programa o proyecto Apolo fue el tercer programa de vuelo espacial con humanos llevado a cabo por la National Aeronautics and Space Administration (NASA), la agencia civil para el Espacio de Estados Unidos. El programa fue responsable por el alunizaje de los primeros seres humanos en la Luna en 1969.


Insignia del Programa Apolo

Durante la presidencia de Dwight D. Eisenhower comenzó la carrera espacial contra la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) quienes lanzaron la primera nave espacial “Sputnik” a orbitar La Tierra.


De Izquierda a derecha: Nail Armstrong, Michael Collins y Buzz Aldrin. 

La meta del Presidente Kennedy se logró completar con la misión del Apolo 11 cuando los astronautas Nail Armstrong y Buzz Aldrin alunizaron en el Módulo Lunar sobre La Luna el 20 de julio de 1969, y caminaron sobre la superficie lunar mientras Michael Collins permaneció en la órbita lunar al comando de la nave espacial. Los tres astronautas aterrizaron con seguridad en La Tierra cuatro días después, el 24 de julio de 1969.


Aldrin posa en la foto que toma Armstrong

Cinco misiones Apolo siguieron el programa para completar seis alunizajes en los cuales 12 astronautas estadounidenses alunizaron en el satélite terráqueo y caminaron recogiendo material lunar para análisis científico hasta 1972.


Módulo Lunar "Eagle" (Águila)

Luego de describir la superficie lunar como “granos muy finos… casi como polvo”, Neil Armstrong descendió del Módulo Lunar “Águila” y expresó su famosa frase: “Es un pequeño paso de un hombre, pero un salto gigante de la humanidad”. Seis y media horas después del alunizaje, Buzz Aldrin se unió a Neil Armstrong y describió la Luna como “Una Desolación Magnificente”.



Buzz Aldrin saluda la bandera de Estados Unidos