miércoles, 7 de mayo de 2014

Mayo 7: Juana de Arco termina el Asedio a Orléans, se extrae la flecha de su hombro y retorna herida a liderar la lucha final. La victoria marca un punto de quiebre en el Guerra de los Cien Años.




Orléans fue sitiada por las tropas francesas lideradas por Juana de Arco, entre 1428 y 1429 cuya Victoria francesa marcó el punto de quiebre en la Guerra de los Cien Años. Esta fue el mayor y primer éxito de Juana y la primera victoria francesa sobre los ingleses de esa larga guerra. El sueño de Enrique V era conquistar el resto de Francia si Orléans caía en manos inglesas. Posiblemente habría desaparecido el idioma francés también si los ingleses la hubieran conquistado.



Juana de Arco le abrió el camino al delfín Carlos de Francia para poder acceder al trono como Carlos VII, hijo y sucesor de Carlos VI.

Hija de campesinos, confesó que a la de edad de 13 años se le apareció el arcángel San Miguel, mientras pastoreaba el ganado de su padre, a indicarle que debería ser piadosa y devota. Según ella, luego se aparecieron Santa Catalina y santa Margarita exhortándola igualmente a ser piadosa.


Juan de Arco en el Asedio a Orleans. Pintura de Jules Eugène Lenepveu, entre 1886b y 1890.



De manera despreciable, sus opositores comenzaron a burlarse porque era “visionaria”, despectivamente.

Posteriormente confesó que había sido contactada por Dios para liderar al ejército francés y expulsar a los ingleses y hacer coronar al delfín francés como Carlos VII.


Juana de Arco interrogada por el Cardenal de Winchister. Pintura de Hippolyte Delaroche, 1824. Mueso des Beaux-Arts, Rouen, Francia.

El Delfin Carlos, sintiéndose acorralado por los ingleses, accedió a suministrar5.000 soldados al mando de la niña “visionaria” quien con gran coraje imprimió valor a sus hombres y lograron la victoria con otras sucesivas que permitieron la expulsión de los ingleses y la coronación del rey Carlos VII.


Juana de Arco es quemada viva en la hoguera (Joan of Arc's Death at the Stake) por Hermann Stilke en 1843.

Una escaramuza contra los Burgundios el 23 de mayo de 1430 facilitó la captura de Juana de Arco. Los Burgundios se la vendieron a los ingleses quienes la interrogaron hasta el su propio desespero y decidieron quemarla por bruja, hereje y hechicera.