sábado, 8 de noviembre de 2014

Noviembre 8: El conquistador asesino Hernán Cortés ingresa a Tenochtitlán en 1519 y, Moctezuma, el gran jefe del Imperio Azteca, le ofrece una bienvenida con una fastuosa celebración.



Ruta de Hernán Cortés hacia Tenochtitlán

Hernán Cortés experimentó tanta admiración y reconocimiento, por parte de los Aztecas, como si fuera un Dios. Llegó en buques enormes y desconocidos por los nativos, y luego cabalgando con armaduras de hierro, cubriendo atarbanes blancos y barbados con equipos de guerra inimaginables. Es decir, matones, groseros, soeces, rudos y maleducados. ( la acepción atarbán es un colombianismo calificativo que evita una palabrota que lo acompaña muy sonoramente).



El encuentro entre el emperador Moctezuma y el conquistador asesino  Hernán Cortés.


Hernán Cortés convirtió a Moctezuma en su prisionero para obligarlo a identificar el lugar de las minas y  sus bodegas de tesoros preciosos. Además, como pirata y saqueador, quiso forzar a Moctezuma a jurar alianza y sometimiento al rey Carlos V de España.



Recibimiento de los Aztecas a Hernán Cortés, en 1519.


Diego Velázquez de Cuéllar, conquistador de Cuba, era la máxima autoridad entonces y quien autorizó a Hernán Cortés en su expedición México. Pero, Velázquez supo de las ambiciones de Cortés y envió a mil cuatrocientos soldados para arrestarlo. Sin embargo, Cortés los venció y convenció a los sobrevivientes de unirse a él.


Sin resistencia azteca, Hernán Cortés establece su comando oficial en Tenochtitlán.


El resto de esa historia puede verse en el 13 de agosto, en: