viernes, 21 de febrero de 2014

Febrero 21: Carlos Marx y Federico Engel publican el Manifiesto Comunista, en 1848.

Portada de la primera edición del Manifiesto del partido comunista.


El Manifiesto del Partido Comunista fue publicado por primera vez el 21 de febrero de 1848, en Londres pero impreso en el idioma alemán: “Manifest der Kommunistischen Partei“.

El Manifiesto Comunista ha sido una de las publicaciones más leídas de la teoría política y de la Sociología, porque presenta un enfoque analítico de la historia de la lucha de clases y de los problemas del capitalismo del siglo XIX. Según Marx y Engels, la historia de la humanidad ha sido un lucha continua de clases sociales entre los explotadores y los explotados.

Durante el Imperio Romano existieron los patricios, los équites, los plebeyos y los esclavos. En la Edad Media la sociedad estaba compuesta por señores feudales, los vasallos, los maestros, los oficiales de los gremios y los siervos.

En la Roma antigua son los patricios, los équites, los plebeyos, los esclavos; en la Edad Media, los señores feudales, los vasallos, los maestros y los oficiales de los gremios, los siervos de la gleba, y dentro de cada una de esas clases todavía nos encontramos con nuevos matices y gradaciones. Luego surge la burguesía y el proletariado que es el primer capítulo del documento.Los proletarios y los comunistas, en el siguiente; la literatura socialista y comunista; y la actitud de los comunistas frente a los otros partidos de oposición.

Carlos Marx y Federico Engels

La abolición de la propiedad privada, el llamamiento a los trabajadores del mundo para que se unan y se tomen los medios de producción para concentrarlos en un mundo socialista que eventualmente se desarrolle hacia el comunismo.

"Los comunistas no tienen por qué guardar encubiertas sus ideas e intenciones. Abiertamente declaran que sus objetivos sólo pueden alcanzarse derrocando por la violencia todo el orden social existente. Tiemblen, si quieren, las clases gobernantes, ante la perspectiva de una revolución comunista. Los proletarios, con ella, no tienen nada que perder, como no sea sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo entero que ganar.” Acuñan la frase: ¡“Proletarios del mundo, uníos”!