jueves, 27 de febrero de 2014

Febrero 27: Suecia y Rusia firman el Tratado de Stolbovo que pone fin a la Guerra Ingriana que expulsa a Rusia del Mar Báltico, en 1617.



Guerrero sueco

Suecia se concentró en buscar su apropiación de las tierras conocidas con el nombre de  “Ingermanland” a comienzos del siglo XVI. La razón sueca era la de establecer un puente entre Estonia y Finlandia para poder unificar todo el golfo de Finlandia bajo el poder vikingo de los suecos.

La Guerra de Livonia de mediados del siglo XVI fue victoriosa para  los suecos y por eso ocuparon el territorio de Ingermanland. Posteriormente retornó a Rusia por el Tratado de Teusina, también llamado “La Eterna Paz con Suecia” entre los imperios Ruso y Sueco, respectivamente. Pero en 1610, estalló nuaevamente la guerra entra ambos imperios, históricamente denominada la “Guerra Ingriana”, con la victoria sueca y la expulsión de los rusos.


El Fuerte de Oréshek 
 Al finalizar la guerra, Suecia logró sus objetivos a través del Tratado de Stolbovo, firmado el 27 de febrero de 1617 entre Rusia y Suecia. La Provincia de Ingermanland con los pueblos de Ivangorod, Jama, Koorye y Nöteborg quedaron bajo el dominio sueco. Los llamados países Ingrianos como slottslän retornaron al territorio sueco. En la parte nórdica, el Itsmo de Karelia,  Kexholm län, Priozersk, y Vyborg län. Suecia construyó fortalezas de piedra en cada uno de esos centros para evitar nuevas incursiones rusas.