jueves, 6 de febrero de 2014

Febrero 6: El Senado de Estados Unidos ratifica el Tratado de París en 1899, que puso fin a la guerra Hispano-estadounidense.



Caricatura catalana sobre la intervención: América para los americanos!


En la historia encontramos varios nombres para esta guerra: “Guerra Hispano-Americana”, entre la comunidad latina en el Caribe y en el propio Estados Unidos; “Desastre del 98”, España; “Guerra de Cuba”, entre los cubanos exiliados; Y “Guerra hispano-cubano-norteamericana” en Cuba. En realidad, a los “puristas” les fastidia que en Estados Unidos utilicen el gentilicio “Americano” solo para ellos, como si los demás estuviéramos en el patio de atrás. Para los estadounidenses, es la unión de 51 estados americanos más Hawai. 

El conflicto comenzó un año antes, en 1898, cuando el gobierno de Estados Unidos interfirió en la Guerra cubana de Independencia en contra de España. Los cubanos estaban en el proceso de independencia de España, como los hicieron los países latinoamericanos continentales. 



A finales de la década de 1890, la opinión estadounidense comenzó a ser agitada por periodistas escandalosos e irresponsables como Joseph Pulitzer en su periódico “World” y William Hearst en el “New York Journal” quienes utilizaron el “Periodismo Amarillista” para competir sobre cuál de los dos acaparaba más lectores con base en el sensacionalismo. Ambos utilizaron sus críticas sobre la administración que España hacía sobre Cuba.


Escándalo periodístico que insitaba al público a apoyar la guerra

Aprovecharon el misterioso hundimiento del buque “Maine” que había enviado la Armada de EEUU a instigar a los españoles. El 11 de abril de 1898, el presidente de EEUU, William McKinley pidió autorización al Congreso para poner orden en Cuba. EEUU envió un “ultimátum” a España que fue rechazado.
"Splendid little war"
La guerra solo duró 10 semanas. Por eso, el embajador de Estados Unidos en Londres, escribió una nota a su amigo Theodore Roosevelt en la cual le comentaba que había sido “una espléndida pequeña guerra”. En realidad, desde el punto de vista estadounidense, esa guerra puso fin al colonialismo del Imperio Español, en América. El Tratado de París, estableció lo siguiente:

Art. 1°. España renuncia a todo derecho de soberanía y propiedad sobre Cuba. En atención a que dicha isla, cuando sea evacuada por España, va a ser ocupada por los Estados Unidos, éstos, mientras dure su ocupación, tomarán sobre sí y cumplirán las obligaciones que, por el hecho de ocuparla, les impuso el derecho internacional (...)

Art 2°. España cede a los Estados Unidos la isla de Puerto Rico y las demás que están ahora bajo su soberanía en las Indias Occidentales, y la isla de Guam en el archipiélago de las Marianas o Ladrones.

Art. 3°. España cede a los Estados Unidos el archipiélago conocido por las islas Filipinas (...).

Art 5°. Los Estados Unidos, (...) transportarán a España, a su costa, a los soldados españoles que hicieron prisioneros de guerra las fuerzas estadounidenses al ser capturada Manila.