lunes, 14 de julio de 2014

Julio 14: El éxito en la toma de la Bastilla motivó al pueblo francés a plasmar el manifiesto: ¡Unidad e indivisibilidad de la República. Libertad, Igualdad, Fraternidad o la muerte!



"Toma de la Bastilla"  por Jean-Pierre Houël


El gabinete de la corte comenzó a exiliarse en el exterior, al norte de Italia, en territorios del Sacro Imperio Romano Germánico, guiados por el conde de Artois y por el ministro Breteuil (sólo duró dos días en el cargo) que había remplazado a Necker. Éste fue llamado nuevamente por el rey. En París, el poder fue asumido por un concejo municipal que nombró a Jean-Sylvain Bailly como alcalde de París y al marqués de La Fayette como comandante de la Guardia Nacional.
j


La "Libertad guiando a un pueblo" La Señora República francesa"



Los acontecimientos de París se extendieron por todo el territorio francés, lo que condujo a actos de pillaje desordenado, para generar lo que se conoció como “el Gran Miedo” (Le Grande Peur) de la segunda quincena de julio. El bandidaje duró entre el 20 de julio y el 6 de agosto asaltando bodegas, quemando castillos y destruyendo archivos, para liberarse de las rentas “destruyendo las correspondientes cartas”.







El ejemplo de París fue seguido en casi todas las ciudades del país, en las que se estableció una nueva organización municipal, y una milicia que recibió también, como en la capital, el nombre de Guardia Nacional.


La Unidad Indivisible de la República: ¡Libertad, Igualdad,  Fraternidad, o Muerte!



Hasta esos momentos, la Revolución había sido esencialmente una revolución burguesa, una revolución jurídica. Los diputados querían redactar una constitución política francesa, en la que se recogiesen los derechos fundamentales a la libertad individual, a la igualdad y también a la propiedad. 



Carátula de mi libro sobre "Los Grandes Cambios del Siglo XIX": "La Libertad guiando a su pueblo"e