martes, 8 de julio de 2014

Julio 8: Hoy es el aniversario de la captura de Jerusalén por la Primera Cruzada, en el año 1099.





La Cruzada fue una expedición militar católica convocada por el Papa Urbano II para reconquistar las Tierras Santas invadidas por los musulmanes entre los años 632 y 661. En realidad comenzó como un peregrinaje y terminó en una acción militar.

El Califato Omeya o Califato de los Omeyas. El Omeya fue un linaje árabe que ejerció el poder califal, primero en Oriente, con capital en Damasco, y luego en al-Ándalus, con capital en Córdoba.


El emperador bizantino Alejo I Comneno, con sede en la entonces Constantinopla (hoy Estambul) pidió ayuda urgente al Papa Urbano II para que enviara voluntarios a repeler a los invasores turcos selyúcidas, provenientes de Anatolia (Hoy Turquía) que intentaban invadir al Imperio Bizantino, también conocido como el Imperio Romano de Oriente.



Más de 15 mil soldados entre caballeros y campesinos se unieron a la Primera Cruzada por tierra y mar hasta llegar a Constantinopla y luego dirigirse a Jerusalén, asaltaron la ciudad, y masacraron por igual a musulmanes, cristianos y judíos. Luego de la fiesta sangrienta, los cruzados establecieron el Reino de Jerusalén, el Condado de Trípoli, el Principado de Antioquía, y el condado de Edesa. Así crearon lo que llamaron Los Estados Cruzados.


Jerusalén había quedado fuera del dominio cristiano desde hacía 461 años y con la captura forzosa, resolvieron no entregar las tierras conquistadas al emperador bizantino, porque volvieron a abrir el comercio internacional, que se había perdido con la caída del Imperio Romano de Occidente, en el año 476. Hubo 9 cruzadas en total y las ganancias obtenidas duraron un poco menos de 200 años.