jueves, 17 de julio de 2014

Julio 17: Catalina II, “La Grande” asume como Zarina o Emperatriz de Rusia, luego del asesinato de su esposo Pedro III.



Retrato de la Emperatiz Catalina II “La Grande”, por Fydo Rokotov, 1763.


Yekaterina Alexeevna o Catalina II, más conocida como Catalina “La Grande” fue la más renombrada reina y emperatriz europea. Además, fue la reina que gobernó a Rusia por más tiempo y quien logró engrandecer al Rusia y convertirla en el imperio más poderoso de su época, desde 1762 hasta 1796: 34 años.

Emperatriz y Autócrata de todas las Rusias. Obra de Virgilius Eriksen.




El reinado de Catalina ha pasado a la historia como “La Edad de Oro de Rusia” por muchos logros: Apoyó a sus generales para avanzar en la expansión rusa en todas las direcciones geográficas. Rusia logró extender su territorio sin “islas” ni “muelas”. Ha sido el imperio con el territorio unido más extenso de que haya cartografía. En el sur se extendió aplastando al Imperio Turco-Otomano.


En el Occidente lograron someter a los países Bálticos hasta Polonia-Lituania. En el Oriente se fueron hasta Alaska e ingresar a la América rusa.






Catalina tenía sus nobles favoritos a través de los cuales tuvo acceso a los intelectuales de “La Ilustración” francesa.

Catalina II de Rusia, conocida como Catalina La Grande, asume el poder desde 1762 hasta 1796, princesa germánica de la dinastía Anhalt-Zerbst enviada a Rusia para casarse con quien sería Pedro III, nieto de Pedro El Grande.


El Imperio ruso en su máxima extensión



Catalina ingresa a la iglesia ortodoxa rusa y cambia su nombre de Sofía Augusta por el de Catalina Alexeievna. Catalina le dio un Golpe de Estado a su esposo y fue cómplice de su asesinato. Catalina fue admiradora de la Ilustración y nombró a Denis Diderot, el director de la Enciclopedia, como asesor de la reina. Logró el apoyo de los terratenientes para poder llevar a cabo algunas reformas racionalistas que sus admirados de la Ilustración francesa le sugerían.

Catalina hubo de apoyarse en la aristocracia terrateniente rusa para desarrollar su programa de reformas liberalizadoras y racionalistas. Su sistema de reformas incluye la construcción de hospitales y escuelas para mejorar el bienestar de la población. Sin embargo, a pesar de haber impactado a los rusos por su cambio de nombre y su vinculación a la iglesia rusa, Catalina somete la Iglesia Ortodoxa al Estado y promueve la cultura francesa en el imperio ruso.