jueves, 14 de agosto de 2014

Agosto 14: Hoy es aniversario de la ocupación de Beijin por la Alianza de las Ocho Naciones para acabar con la sangrienta Rebelión Bóxer, el 14 de agosto de 1900. También conocida como la “Expedición de los Ocho Poderes”, fue una alianza de Alemania, Austria-Hungría, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido, y Rusia, cuyas fuerzas militares intervinieron en China para liberar la toma de las delegaciones diplomáticas por la Rebelión de los Bóxers, a finales del verano de 1900.



                  Soldados estadounidenses escalan las murallas de Beijín.

Los Bóxers (“Puño recto y armonioso”) fue un movimiento campesino que atacó y asesinó a los diplomáticos extranjeros, misioneros, y cristianos chinos, a través del norte de China, a partir del año 1899, como rebeldía por la invasión cultural extranjera en las costumbres chinas.

Los cañonazos rusos derriban los muros de Beijin durante la noche del 14 de agosto de 1900.


Esto ocurrió en el gobierno de la dinastía Qing cuya emperatriz era Tzu-Hsi (“La Emperatríz Cixi”) quien apoyó a los Bóxers con la milicia imperial. Las fuerzas armadas extranjeras marcharon desde Tiajin y fueron derrotando al ejército imperial Qing en varios encuentros hasta dar por terminada la Rebelión Bóxer, en 1900.

Caricatura de Henry Meyer sobre la repartición del pastel chino entre la Reina Victoria, el Kaiser Guillermo, el Zar Nicolás de Rusia, la Marianna de Francia y el Samurai japonés.

El gobierno imperial Qing tuvo que aceptar la derrota y firmar el Protocolo Bóxer, el 7 de septiembre de 1901. Este Protocolo formó parte de los Tratados Desiguales impuestos a China.


Entre 1830 y 1949, China se convirtió en el campo más grande de la misión protestante en el mundo, ocupando hasta 8.000 misioneros en un momento dado.

Es bueno recordar las “Guerras del Opio” impuestas por el Reino Unido de la Gran Bretaña a China, para exigirle comprar el opio que los británicos traían de su colonia India, para embrutecer al pueblo chino.



Tzu-Hsi (“La Emperatríz Cixi”) 

La primera guerra fue de 1839 hasta 1842; y la segunda Guerra del opio duró desde 1856 hasta 1860. ¡Qué barbaridad! Los ingleses narcotraficantes obligaron a los chinos a consumir opio con la ayuda del gobierno británico: ¡dos guerras! ¡dos humillaciones!


La Rebelión de los “Bóxer”.


Y ahora, vendría una tercera, porque los europeos querían obligar a los chinos a ser cristianos! Además les obligaron a abrir los puertos al comercio exterior a las malas, a pagar por “reparaciones de guerra” y más grave aún, a ceder territorios en contratos de explotación como ocurrió con Hong Kong para Gran Bretaña y Macao para Portugal.


Soldados “bóxer” en una fotografía de 1900 ("Puños enhiestos")