martes, 26 de agosto de 2014

Agosto 26: Hoy es el aniversario de la aprobación de La Declaración de los Derechos del Hombre y del ciudadano por la Asamblea Nacional Constituyente de la Revolución Francesa en 1789.



La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano en la Revolución Francesa de 1789




La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (en francés: Déclaration des droits de l'homme et du citoyen ), fue aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente de Francia el 26 de agosto de 1789.

En la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano se mencionan derechos naturales imprescriptibles, se establece que la soberanía reside en la nación, y se instaura el principio de tridivisión de poderes (legislativo, ejecutivo y judicial).






Por otra parte, sobresalen los siguientes valores:

1. La igualdad (todos los hombres nacen iguales).

2. La defensa de la libertad de opinión y de prensa.

3. La igualdad judicial y la igualdad fiscal.

4. La ley es igual para todos.



Detalle de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano

Luis XVI, rey de Francia, se negó a sancionar la Declaración, por considerarla un texto revolucionario y tampoco aceptó otros decretos aprobados el 4 de agosto, relacionados con las nuevas medidas impuestas a la iglesia.





Sólo una nueva revuelta popular podía obligar al rey a asumir estos documentos, y ésta efectivamente se produjo, alentada por la escasez de alimentos y por el alza de precios.






El 5 de octubre de 1789, una multitud de aproximadamente siete mil mujeres de distintas clases sociales: obreras, tenderas, prostitutas y amas de casa se dirigieron hacia el Palacio de Versalles, armadas con palos, lanzas, barretones y hasta con pistolas y mosquetes, con el fin de protestar ante rey para que administrara la nación desde París y así lo tuvo que hacer. Gritaban: ¡A Versalles, a Versalles!


Manifestación femenina marcha hacia el Palacio de Versalles, el 5 de octubre de 1789

El rey de Francia fue obligado a trasladarse al Palacio de las Tullerías, en París, y tuvo que aceptar la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano, ese mismo día.

Diez días después se unió la Asamblea Nacional. El rey también tuvo que aceptar la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano y los decretos que afectaban a la iglesia católica.  

La enorme síntesis

Post Data: Cabe añadir que dos años después, en 1791, la panfletaria francesa Olympe de Gouges se le ocurrió redactar la Déclaration des Droits de la Femme et de la Citoyenne como una protesta femenina y cuyo documento representa un importante documento histórico para el movimiento de Liberación Femenina.

Olympe de Gouges es el seudónimo de Marie Gouze, escritora, dramaturga, panfletista y política francesa, autora de la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana.