miércoles, 15 de octubre de 2014

Octubre 15: Los austríacos derrotan al invasor Imperio turco-otomano en 1529, y ponen fin al sitio de Viena que estuvo amenazada por casi un siglo de incursiones turcas por Europa central y oriental



Los turcos otomanos sitian a Viena en 1529


El Imperio turco-otomano bajo el sultán Solimán “El Magnífico” sitió a Viena, capital del Sacro Imperio Romano Germánico, durante el otoño de 1529. El temor y el desespero de los austríacos aumentó por la Yihad o “guerra santa” que Solimán proclamó al interior de las murallas de la ciudad. Si Viena caía en su poder, entonces el resto de Europa quedaba servido como en bandeja.



Süleyman I llamado Kanuni, más conocido en castellano como Solimán el Magnífico. Sultán otomano de 1520 a 1566.



Era un choque frontal entre el islamismo y el cristianismo. No fue una pelea entre Solimán y los Habsburgo. Era la búsqueda de subyugar a toda la cristiandad.


Viena amurallada


El ejército turco otomano salió de Constantinopla con 150 mil soldados muy bien armados en mayo de 1529. Su primer campamento lo hicieron luego de avanzar dos mil kilómetros en cuatro meses y pararon a descansar en Belgrado, hoy capital de Serbia.


Extensión de los dominios del imperio turco otomano, en el siglo XVI


El 24 de septiembre, llegaron las primeras tropas turcas a Viena. Solimán pidió rendición a la ciudad ofreciendo la vida a todos sus habitantes. Pero si se negaban, tendría que entrar a masacrar niños, mujeres y ancianos hasta lograr una rendición humillante.

Asedio de los turcos a Viena


El Prefecto de Viena, Wilhelm Freiherr von Roggendorf, sirvió como comandante defensor de Viena por solicitud del emperador Carlos V quien se hallaba peleando contra los franceses. Los turcos tuvieron que retroceder hasta Hungría.



Wilhelm von Roggendorf, expulsó a los turcos y los hizo retroceder a Hungría.