viernes, 24 de octubre de 2014

Octubre 24: En 1648 se firma la Paz de Westafalia que pone fin a la Guerra de los Treinta Años. Lo que comenzó siendo un problema religioso, en un pequeño rincón de Bohemia, se convirtió en un asunto político que afectó a todas las potencias europeas en el siglo XVII.






En resumen, las causas principales de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) fueron los conflictos religiosos entre los católicos, los luteranos y los calvinistas; el autoritarismo de la casa de los Habsburgo en el ejercicio del Sacro Imperio Romano Germánico; la hegemonía comercial en el Báltico; y la pugna franco-española.





En el llamado Sacro Imperio Romano Germánico -SIRG-, los príncipes y obispos elegían a uno de los reyes germanos para que fuera coronado por el Papa como emperador de la cristiandad, desde el año 962 cuando el Pontífice Juan XII otorgó ese título a Otón “El Grande”. Así nació, entonces, el Primer Reich (Primer Imperio Germánico). Cabe añadir que fue Fredrich I, conocido como “Barbarroja” (1123-1190) quien acuñó el término de “Sacro Imperio Romano Germánico” al intentar someter varias veces a la Santa Sede: las disputas entre el altar y el trono.





Westfalia es una región germana, que comprende la mayor parte de la cuenca del río Rhur, en donde se firman unos acuerdos que ponen fin a la Guerra de los Treinta Años. Las dos ciudades escogidas para llevar a cabo las negociaciones de paz fueron Münster, escogida por los católicos, y Osnabrück, por los protestantes.






Los acuerdos de Westfalia se llevaron a cabo en dos congresos:

· El de Münster, donde se reunieron los Estados católicos. La Monarquía española llegó a un acuerdo con las Provincias Unidas (Países Bajos) para reconocer la independencia liderada por Holanda y la cual puso fin a la guerra político-territorial, entre dichas Provincias y España. Adicionalmente, un segundo acuerdo en Münster firma la paz entre Francia y el SIRG. Es decir, un acuerdo entre Estados católicos.

· El acuerdo de Osnabrück, donde negociaron los protestantes suecos con el Sacro Imperio Romano Germánico. En otras palabras, el acuerdo entre Estados católicos y Estados protestantes.








Los acuerdos firmados en Münster y Osnabrück pasan a la historia con el nombre genérico de la Paz de Westfalia. Sin embargo, algunos asuntos quedaron pendientes de solucionar. Hoy es el aniversario de la firma del Tratado, en 1648.