sábado, 13 de diciembre de 2014

Diciembre 13: Hoy es aniversario del día que el pirata Francisco Drago (Francis Drake, en inglés) zarpó de Plymouth, Inglaterra, para darle la vuelta al mundo, en 1517, y traerle a la reina riquezas robadas, atracada, extorsionadas, hurtadas y arrebatadas a los buques españoles que llevaban las riquezas también arrebatadas, atracadas, hurtadas y robadas a los nativos incautos de América.



Sir Francis Drake retratado por Marcus Gheeraerts el Joven

Francis Drake ha sido uno de los piratas más famosos de la historia de la piratería, quizá el Gran Jefe. En efecto, la Reina Isabel I de Inglaterra salía al muelle a esperarlo y recibirlo con honores a cambio de joyas y otras riquezas arrebatadas a los españoles. La reina le correspondió a Francis otorgándole el título de “Sir”. Por ello, Francis Drake comenzó a ostentar con su nuevo nombre: ¡Sir Francis Drake!



Estampilla de correos en honor del pirata


Para los españoles fue un pirata atracador, saqueador y abusivo. Para los ingleses era un corsario con patente. Es decir, un capitán de buque con la bandera inglesa y autoridad para inspeccionar otros buques extranjeros en alta mar, en nombre de la Reina.


La reina Isabel I de Inglaterra salió al muelle a recibir al pirata y a otorgarle la investidura de "Sir"



Recordemos que cuando se analizan las razones por las cuales Gran Bretaña inició la Revolución Industrial, es imprescindible comenzar por las riquezas que la corona inglesa recibió de sus piratas, y que le permitieron acomodar sus presupuestos fiscales, de inversión y de funcionamiento. A costa de España, Inglaterra se enriqueció, gracias a la piratería. Isabel I les rindió tantos homenajes que hasta novelas se han escrito de su lujuria con Francis Drake.



Réplica del buque del pirata explorador Francis Drake, en Inglaterra.