domingo, 14 de diciembre de 2014

Diciembre 14: Hoy es el aniversario de la humillante retirada de la “Grande Armée” de Napoleón, expulsados de Rusia, por el invierno y la hipotermia en 1812.




                               Napoleón decide ir a invadir Rusia.


Ese Gran Ejército fue diezmado como dicen algunos historiadores, por dos razones: “El General Invierno” derrotó al Emperador Napoleón I, con frío y hambre.


Mapa del recorrido de NApoleón hacia Moscú.

Adicionalmente, la estrategia rusa fue hacer “Tala Rasa” o desmonte total de praderas, pueblos y cosechas en todos los campos por donde avanzaba Napoleón. Por eso, no encontraba provisiones para su ejército, ni pasto para los caballos, todo estaba quemado. Los Cosacos no le dejaron nada de abastecimientos y eso demoró la campaña, porque tenían que devolver emisarios por el mercado… y esos retrasos imprevistos llevaron a Napoleón a demorarse hasta que lo agarró el invierno. Napoleón pensó que se tomaría a Rusia en septiembre de 1812, en dos meses. Los rusos cosacos tenían mucha experiencia en usar el invierno como su aliado.

Napoleón encuentra a Moscú en llamas.

Una lección histórica muy útil para aquellas personas con ambiciones ilimitadas. “Cada que veo un trono vacío, siento ganas de sentarme en él”, acostumbraba decir el Emperador con seguridad y arrogancia.


El crudo invierno hace regresar a Napoleón, con su ejército diezmado.

Napoleón se obsesionó contra Gran Bretaña y prohibió las importaciones británicas en toda Europa (Sistema Continental). Portugal estaba muy dependiente de los ingleses y el Zar ruso, Alejandro I opinó qué él no era capaz de impedir el ingreso de mercancías británicas en un territorio tan extenso como el ruso. Napoleón contestó que eso significaba que allí el trono estaba vacío por cobardía e ineptitud de un zoquete. Por eso se dedicó a construir un ejército de más de medio millón de soldados y se fue por el trono ruso con un resultado tan desastroso como edificante.

Napoleón piensa en su desastroza campaña en Rusia.

Napoleón observa de lejos hacia el horizonte ruso desde Borodino, a 100 kmts de Moscú, donde se libró una batalla de 72,000 muertos, la peor de las guerras napoleónicas, en un solo día, y sin advertir que al avanzar no encontraría sino campos arrasados por el fuego.

El 14 de diciembre de 1812 terminó la campaña.

A Hitler, por no recordar la historia, le pasaría lo mismo que a Napoleón. “El que olvida la historia, le toca volverla a vivir”.