miércoles, 24 de diciembre de 2014

Diciembre 24: Todos los 24 de diciembre se celebra la “nochebuena” en el mundo cristiano con una reunión familiar de reconciliación y paz, amor, en torno a una cena navideña con diferentes costumbres según la región y país.





Los niños esperan los regalos que le han pedido al “Niño Dios”, unos, a Santa Claus, otros, y al Papá Nöel, algunos más. Las personas devotas esperan con ansiedad la “Misa de Gallo” que suele celebrarse el 24 de diciembre a media noche. Cuentan que recibe este nombre porque el gallo parece que fue el primero en presenciar el nacimiento de Jesús y, por eso, lo anunció por todo el mundo.



Los paganos y los herejes aprovechan la alegría navideña para disfrutar de “rumbas” y “parrandas” en torno al baile y al licor, principalmente.




En América Latina, el 24 de diciembre es una fiesta familiar en la cual se expresa el amor familiar con intercambio de regalos y manifestaciones afectuosas entre los miembros de la familia. La fiesta expresa también el ansioso nacimiento simbólico del “Niño Dios”, a primea hora del día siguiente.




El pesebre ha sido la expresión cultural de la navidad donde se le rinde homenaje al nacimiento de Jesús en la presencia de José, un burro y un buey, por ser un establo, pero en las afueras, se hace notar el rebaño de ovejas y el gallo que anuncia el alumbramiento. Adicionalmente, vincula a los tres reyes que vinieron de Oriente a ofrendar el nacimiento del “Niño Dios” y que los llamamos los reyes magos.




El árbol de navidad surgió en Alemania con San Bonifacio quien plantó un pino por ser perenne y simbolizó el amor a Dios adornándolo con manzanas y velas.