martes, 23 de diciembre de 2014

Diciembre 23: Hoy es el aniversario de la muerte de Sarah Breedlove en 1867, más conocida como Madam C.J. Walker, la primer mujer afrodescendiente en Estados Unidos que se convirtió en una exitosa empresaria.



Estampilla conmemorativa de Madam C.J. Walker



Sarah Breedlove nació el 23 de diciembre de 1867, en el Delta, Louisiana, en el seno de una familia de aparceros pobres. Sarah fue la rimera de una familia de tres hijos. Los Breedlove habían trabajado como esclavos en las plantaciones de algodón en Louisiana, para lograr su libertad al final de la Guerra Civil de Estados Unidos en 1965. A los seis años, se quedó huérfana, y cuatro años más tarde, se fue a vivir con su hermana Louvenia en Vicksburg, Mississippi.

Madam C.J. Walker manejando su propio automóvil.


Sin embargo, el marido de Louvenia, Jesse Powell, trataba cruelmente a Sarah, y ella dejó su casa a los catorce años, cuando se casó con Moisés McWilliams, con quien tuvo una hija, Lelia (más tarde conocida como A'Lelia).




Viuda a los 20, Sarah McWilliams tenía que encontrar una manera de mantenerse a sí misma y a su hija. Ella se trasladó a St. Louis, Missouri, donde sus hermanos estaban trabajando como peluqueros. Tuvo que trabajar duro y lavar la ropa, ganando alrededor de $ 1, 50 por día mientras asistía a la escuela nocturna pública.

Empresaria, filántropa, y activista social



Durante este tiempo ella sufría de un problema del cuero cabelludo que causó la pérdida de cabello, y trató varios remedios que tenían la reputación de restaurar el cabello. Ninguno de ellos funcionó. Sarah trabajó para la empresaria Annie Turnbo Malone quien tenía una producción de cremas para el cuidado del cabello tipo afro y se distinguió como vendedora en la Feria Mundial de 1904, en San Luis, Missouri.



Entonces Sara trató de hacer su propia fórmula. Finalmente logró producir un ungüento acondicionado que mejoraba su cabello. Más tarde le dijo a la gente que la idea de esa fórmula le había llegado a ella en un sueño.





En 1905, Sarah McWilliams se mudó a Denver, Colorado y comenzó a vender sus productos allí mientras que trabaja como cocinera, también. Al año siguiente se casó con el periodista Charles Joseph Walker y comenzó a usar el nombre de Señora C.J. Walker. A medida que el negocio creció, Madam C.J. Walker contrató a más y más vendedoras, llamadas agentes de Walker, que fueron entrenados para dar a la gente tratamientos para el cabello y demostrar la manera correcta de utilizarlos.