martes, 9 de diciembre de 2014

Diciembre 9: Hoy es el aniversario de la Batalla de Ayacucho que dio la independencia a Parú del dominio español, el 9 de diciembre de 1824.





El General Antonio José de Sucre fue el comandante de las tropas de la Guerra de Independencia que puso fin al último virreinato, manejado por el Virrey José de la Serna y Martínez de Hinojosa, conde de Los Andes, quien tras la capitulación en Ayacucho, se le permitió regresar a España. Pero el héroe fue el general antioqueño José María Córdoba.




El General Córdoba lanza su proclama: ¡"División, armas a discreción, de  frente, paso de vencedores"!


El General José María Córdoba había sido asignado por Simón Bolívar para que fuera a apoyar la campaña libertadora del Sur, comandada por el Mariscal Antonio José de Sucre. Pero he aquí algo importante de señalar y es que Sucre vio en Córdoba una capacidad militar superior a la de él mismo, durante la Batalla de Pichincha, que dio la libertad a Ecuador.



Retrato del General de División José María Córdoba


Por consiguiente, cuando se propusieron liberar a Perú, Sucre empoderó al General de División José María Córdoba para liderar la Batalla de Ayacucho. Córdoba asumió el liderazgo de las tropas y exclamó con vehemencia: "División, armas a discreción, de frente, paso de vencedores".




Tumba, Corona y Estatua de Córdoba en la Ciudad de Rionegro, Antioquia. 
La estatua simboliza la Batalla de Ayacucho; la corona fue otorgada al general después de dicha Batalla.

Los soldados se entusiasmaron con coraje y se fueron encima de de los españoles como cuando un torero espera al toro y éste sale y lo revuelca en la arena. El tal Conde de los andes tuvo que capitular y regresar a España herido y humillado. El General José María Córdoba fue coronado como el “Héroe de Ayacucho” a la edad de 25 años. Luego de ser coronado, comenzaron a escribir su apellido con la “v” de victoria: “Córdova”.